Nuestra opinión personal

Nuestra opinión personal

Hoy continuamos con nuestra serie de artículos referentes a la aplicación del Código Orgánico General de Procesos COGEP, por lo que nos referiremos a los Tipos de Procesos, como  condición sustantiva de su importancia, a fin de difundir y de informar sobre la normativa nueva  a nuestros colegas, clientes y amigos que nos distinguen con su preferencia.

Tipos de Procesos:

El COGEP establece las siguientes clases de procesos:

  • a. Procedimiento ordinario, en el cual se tramitan todas las controversias que no tengan proceso especial y, en este caso hay dos audiencias: la preliminar y la de juicio;
  • b. Procedimientos contencioso tributario y contencioso administrativo.
  • c. Procedimiento sumario, que es igual al ordinario pero con un trámite más breve (una sola audiencia);
  • d. Procedimientos voluntarios, que no son contenciosos y que son solicitudes en casos concretos ante el órgano judicial correspondiente y en interés del propio solicitante; en esta clase de procedimientos voluntarios el concepto de parte es sustituido por el de solicitante; y de la demanda por el de solicitud;
  • e. Procedimiento ejecutivo, mediante el cual el acreedor, fundándose en la existencia de un título ejecutivo que hace plena prueba contra el deudor, demanda la tutela del órgano jurisdiccional, a fin de que éste coactivamente obligue al deudor al cumplimiento de una obligación insatisfecha; aclarando que en este procedimiento no se busca la declaración del derecho, pues ésta ya está contenida en un título valor o en cualquier documento que preste mérito ejecutivo.
  • f. El procedimiento monitorio, que sirve para cobrar de manera rápida y sencilla determinadas deudas de dinero y, además tiene el efecto de cosa juzgada la resolución dictada por el juez, y se procede al embargo de los bienes del deudor que el acreedor ha señalado. En esta clase de procedimientos, no existe recurso de casación.

Seguiremos informando  a nuestros clientes y amigos que visiten nuestra página web.

Saludos cordiales.
El Editor